Texto para leer en una relajación

Texto para leer en una relajación

calmar la ansiedad…

Está demostrado que la lectura puede ayudar a reducir el estrés. Muchos de nosotros damos por sentado este sencillo acto, porque tenemos muchas lecturas “obligatorias” en nuestra vida diaria: el periódico, las señales de tráfico, los correos electrónicos y las facturas. Pero, ¿con qué frecuencia leemos por placer?
La lectura puede ser un maravilloso (y saludable) escape del estrés de la vida cotidiana. El simple hecho de abrir un libro nos invita a adentrarnos en un mundo literario que nos distrae de las tensiones cotidianas. La lectura puede incluso relajar el cuerpo al reducir el ritmo cardíaco y aliviar la tensión de los músculos. Un estudio realizado en 2009 en la Universidad de Sussex descubrió que la lectura puede reducir el estrés hasta en un 68%. Funciona mejor y más rápido que otros métodos de relajación, como escuchar música o beber una taza de té caliente. Esto se debe a que tu mente es invitada a un mundo literario que está libre de los factores de estrés que plagan tu vida diaria.
Encuentra un libro o una revista que te interese: un libro romántico, una revista de jardinería o incluso un libro de cocina. Reserva 30 minutos para leer cada día en un lugar tranquilo donde no te interrumpan. Aquí tienes algunos consejos que te ayudarán a empezar:

el libro de la calma

Relajarse con un buen libro es un pasatiempo del que muchos disfrutamos, pero quizás damos por sentado lo mucho que puede contribuir a nuestro bienestar. En un mundo ajetreado, lleno de tecnología y distracciones, la lectura puede ayudarnos a reducir el estrés, a entender la vida y a ver nuestros problemas desde otra perspectiva.
Si usted es uno de esos muchos ratones de biblioteca, como yo, probablemente conozca esa sensación de sumergirse completamente en un libro hasta el punto de bloquear todo lo demás. Tu mente se concentra y cualquier preocupación que tuvieras se desvanece.
¿Dónde y cuándo le gusta leer? Hay muchos momentos del día en los que se pueden leer algunas páginas. Yo paso un par de horas al día en el tren como parte de mi viaje al trabajo y absorberme en un buen libro siempre me parece una forma valiosa de utilizar ese tiempo.
Muchas personas encuentran su tiempo de lectura en casa, como mi colega Natalie. Dice: “Para mí, la lectura representa la evasión y la comodidad. Me gusta sentarme en una tarde lluviosa con un libro, una taza de té y una manta, y dejarme perder en otro mundo. Me gustan mucho las historias sobre la vida cotidiana. Me parece que leer novelas sobre gente diferente y los líos en los que se meten me ayuda a entender un poco más el mundo. Y me encanta encontrarme con un personaje que me haga reír y con el que pueda identificarme”.

tiempo de calma

Cuidar la mente nunca ha sido una tarea personal. Cada día, los pasos que damos y los progresos que hacemos irradian hacia fuera, como las ondas de un estanque. A medida que nuestro bienestar mental y emocional mejora, también lo hacen nuestras relaciones y nuestras comunidades.
¿Te has dado cuenta de la espiral descendente de pensamientos que puede producirse cuando estás preocupado, estresado o nervioso?  Es habitual avanzar rápidamente hacia un futuro desconocido y representar los peores escenarios en nuestra mente. El antídoto es tomar conciencia de nuestros pensamientos y emociones, y volver a la presencia. Esto nos ayuda a recentrarnos y estabilizarnos en momentos de incertidumbre.
Es natural experimentar sentimientos de falta de poder en estos momentos. Una forma de reclamar tu poder es recordar que el distanciamiento social es una acción colectiva para mantenernos a salvo. Estás haciendo algo grande simplemente por quedarte en casa. Escucha la siguiente meditación de bondad amorosa para encarnar esta elección compasiva.
Es natural despertarse durante la noche. La clave es invitar a la ecuanimidad en torno al hecho de estar despierto. “Volver a dormir suavemente” es una meditación relajante que te ayuda a liberar los pensamientos y a volver a dormir.

lectura de meditación para hoy

Si has oído hablar o has leído sobre la meditación de atención plena -también conocida como mindfulness- puede que tengas curiosidad por saber cómo practicarla. Descubre cómo hacer ejercicios de atención plena y cómo pueden beneficiarte.
La atención plena es un tipo de meditación en la que te centras en ser intensamente consciente de lo que sientes y percibes en el momento, sin interpretar ni juzgar. La práctica de la atención plena incluye métodos de respiración, imágenes guiadas y otras prácticas para relajar el cuerpo y la mente y ayudar a reducir el estrés.
Pasar demasiado tiempo planificando, resolviendo problemas, soñando despierto o teniendo pensamientos negativos o aleatorios puede ser agotador. También puede hacer que sea más probable que experimente estrés, ansiedad y síntomas de depresión. Practicar ejercicios de atención plena puede ayudarte a desviar tu atención de este tipo de pensamientos y a comprometerte con el mundo que te rodea.
Para realizar ejercicios de atención plena más estructurados, como la meditación de escaneo corporal o la meditación sentada, tendrás que reservar un tiempo en el que puedas estar en un lugar tranquilo, sin distracciones ni interrupciones. Puedes optar por practicar este tipo de ejercicios a primera hora de la mañana, antes de empezar tu rutina diaria.