Sirsasana variantes

Sirsasana variantes

dhanuras…

Escanee activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.

Entre mis propósitos de Año Nuevo, dominar la postura de cabeza ocupa un lugar destacado en la lista. No sólo es un logro físico real -la parada de cabeza requiere fuerza, práctica y concentración-, sino que también tiene un aspecto muy impresionante. En el yoga se conoce como una postura de inversión (porque te lleva al revés), y estoy cansada de ir a clases y no poder participar en la postura de cabeza.

Pero, ¿realmente me estoy perdiendo algo? Muchos yoguis apuestan por las inversiones, porque supuestamente fortalecen la parte superior del cuerpo y el núcleo, pero también porque aparentemente aumentan la circulación, drenan el líquido de las piernas y llevan sangre fresca a las glándulas responsables de producir hormonas. Por desgracia, hay pocas pruebas que respalden todo esto, pero lo que sí sabemos con certeza es que ser capaz de mantener una parada de cabeza impresionará a tus amigos y te dará derecho a presumir en Instagram. Además, con todos los beneficios comprobados del yoga -desde ayudar a aliviar los dolores de cabeza hasta mantenerte flexible y ágil- me inclino a pensar que hay algún poder en cada postura.

halasana

La parada de cabeza es una asana muy complicada que los yoguis, especialmente los principiantes, deben abordar con precaución. La realización de esta postura clásica de yoga requiere que coloques los antebrazos en el suelo y sujetes las manos detrás de la cabeza.

Cuando te sientas lo suficientemente estable o cómodo en la postura Sirsasana (parada de cabeza), puedes empezar a aprender sus diversas variaciones con las piernas. Este siguiente nivel de práctica energiza y alarga la columna vertebral, preparando adecuadamente el cuerpo para las flexiones hacia delante y hacia atrás.

Los yoguis practican toda esta clase en la posición de la cabeza. Así que prepárate para invertir y moverte a través de una secuencia muy detallada que se centra en Eka Pada y Parivrtta Eka Pada Sirsasana. El énfasis aquí está en la alineación y la precisión.

Esta es una variación de la postura tradicional de la cabeza (Sirsasana). La inversión muestra control, fuerza y belleza. El nombre Salamba Sirsasana I viene de las palabras sánscritas Salamba que significa “con apoyo”, Sirsa que significa “cabeza” y asana que significa “postura”. En inglés, esta postura también se llama Supported Headstand.

adho mukha svanasana

parada de cabeza con tacosSirsasana con tacos Esta variante me gusta utilizarla cuando un alumno no está seguro de poner la cabeza en el suelo. La razón puede ser una hernia, escoliosis o cualquier asimetría muscular. Asegúrate de poner las espigas sobre una manta para proteger tu colchoneta. Alguien debe sostener las clavijas. El alumno coloca las manos para la parada de cabeza sobre la manta tocando la pared. El profesor o el ayudante coloca los tacos como se indica a continuación. Esto ayudará a levantar y apoyar los músculos del trapecio. Se producirá una tracción en el cuello. Esta es una variación bastante segura.

Parada de cabeza con tacosSirsasana sosteniendo el bloque en la parte superior de la espalda Esta variación se siente tan bien en la parte superior de la espalda cansada. Cuando empecé a introducir esta variación a mis alumnos me sorprendió lo bien que fue recibida.

Parada de cabeza en cuerdas con las rodillas dobladas a los lados Solía practicar ashtanga vinyasa yoga a diario y siempre saltaba a caturanga dandasana. Después de 9 meses de auto práctica diaria me encontré con dolor de cuello. Así que fui a un osteópata en Munich, Alemania. Descubrió que mi primera vértebra, el atlas, no estaba alineada sino que se había desplazado hacia la derecha. Entonces me dijo que el 90% de sus pacientes que vienen con problemas de cuello son practicantes de yoga. Me sorprendió. Fue entonces cuando me interesé por la alineación individual. Asistí a una formación de yoga Iyengar en Munich que duró 3-4 años. Durante esta formación tuve la suerte de aprender con profesores muy hábiles. Fue Lois Steinberg quien me colgó en la posición de cabeza en las cuerdas. Me hizo levantar la cabeza y mirar hacia la pared y al mismo tiempo levantar los músculos del trapecio hacia arriba, lejos de mis orejas. Esto hizo que mi columna cervical entrara en su lordosis natural. Al mismo tiempo me dijo que moviera los codos uno hacia el otro. Luego me dijo que dejara caer la cabeza, pero que siguiera levantando activamente los hombros. La gravedad hizo que mi cuello entrara en una leve tracción. Cuando volví a Bodrum, me puse a hacer cuerdas en la pared de nuestro estudio. Me colgué en esta postura a diario (ver abajo). El resultado fue sorprendente. Cuando me revisó el osteópata algún tiempo después dijo que el atlas se había movido hacia atrás.

sirsasana ii

De las diferentes posiciones de brazos y manos para la postura de la cabeza, hay dos que son las más practicadas: Sirsasana I, en la que los antebrazos forman parte de la base, y Sirsasana II, o postura de la cabeza del trípode, en la que las manos están en el suelo con los brazos doblados a 90 grados. La gente suele tener una preferencia, una que le gusta más que la otra, que a menudo tiene que ver con su capacidad para realizar la postura. Si los hombros están tensos, la Sirsasana I es más difícil. Si tus brazos son débiles, la Sirsasana II es más difícil. Aunque la preferencia está bien, hay razones para trabajar en ambas variaciones. Cada parada de cabeza requiere diferentes competencias y cada parada de cabeza prepara el cuerpo para diferentes variaciones posteriores.

Sirsasana ITípicamente la primera parada de cabeza que se enseña es Sirsasana I. Debido a que es un movimiento de cadena cerrada, donde las manos se juntan y los dedos se entrelazan, hace un circuito cerrado de los antebrazos, es la más estable de las dos y fortalece los hombros para otras inversiones y equilibrios de brazos. Sin embargo, requiere flexibilidad en los hombros, concretamente la capacidad de levantar los brazos por encima de la cabeza. Para algunos estudiantes, esto es difícil. Mantenemos mucha tensión en los hombros y si tenemos la parte superior de la espalda ligeramente redondeada, esto inhibe el rango de movimiento de la parte superior del brazo. A veces los alumnos muestran lo que se denomina flexibilidad engañosa. Un ejemplo de ello es cuando un alumno levanta el brazo por encima de la cabeza y su espalda se arquea. Esto hace que parezca y se sienta como si hubiera flexibilidad en la articulación del hombro, pero en realidad hay una compensación en la espalda. Esta amplitud de movimiento es un aspecto importante de las posturas en las que los brazos están en posición elevada, como: Perro Abajo, Guerrero I, Postura de la Silla, Rueda, Parada de Manos, Equilibrio de Antebrazos y Brazos Cara de Vaca. Si tienes tensión en los hombros, estas posturas pueden suponer un reto para ti.