Segundo chacra

Segundo chacra

Chakra sacro: cantos vam

Según las antiguas prácticas curativas hindúes, jainistas y budistas, los chakras son los centros de energía del cuerpo. Hay siete centros, cada uno de los cuales se relaciona con una categoría de energía específica y afecta al flujo de nuestra vida espiritual.
Si exploras el trabajo con los Chakras, lo más probable es que aprendas sobre el Chakra Sacro. El Chakra Sacro está situado justo encima del hueso púbico y es responsable de la pasión, la sexualidad, la intimidad, el dinero, la creatividad y la alegría. El equilibrio del Chakra Sacro nos permite mejorar nuestras relaciones con nosotros mismos y con los demás.
Tim Rogers, LMT cree que es especialmente importante centrarse en el Chakra Sacro debido a nuestra cultura filtrada.    “Nuestra cultura ha distorsionado la energía del segundo chakra al bombardearnos con imágenes de lo que debería ser y parecer ‘sexy’. La pornografía sustituye a veces la necesidad de conexión e intimidad verdaderas. Y no hay límite a las formas en que el trauma puede apagar el Segundo Chakra; es una tragedia cómo el trauma ha arrebatado a tantos la energía tan personal y poderosa de este chakra.”

Yoga del chakra sacro

(Sergey Shenderovsky / Shutterstock.com) ¿Te sientes reprimido para expresar tus emociones y deseos libremente? ¿Te sientes sexualmente frígido… o todo lo contrario: luchas con la libido baja? ¿Se siente emocionalmente reactivo y se rodea de dramatismo? ¿Tiene comportamientos compulsivos?
Todos estos síntomas apuntan a un chakra sacro desequilibrado (svadhisthana chakra). Cuando está desequilibrado, una persona puede experimentar inestabilidad emocional, disfunción sexual o adicciones. Realizar la curación sacral mediante rituales, posturas y meditación restablece la expresión creativa, la estabilidad emocional y el placer sensual.
Las filosofías hindú y budista dicen que lo físico y lo espiritual se unen en los chakras. Cada persona tiene siete chakras, ruedas giratorias de energía que se alinean a lo largo de la columna vertebral. El chakra sacro, o chakra Svadhisthana en sánscrito, representa el segundo chakra situado en la parte inferior del abdomen, debajo del coxis.
En sánscrito, Svadhisthana significa “la morada del yo”, y algunos también dicen que tiene otro significado de “sentir placer”. El chakra sacro se relaciona con la energía emocional y sexual del cuerpo y con nuestra capacidad para fluir con el cambio.

Piedra del sol

(Sergey Shenderovsky / Shutterstock.com) ¿Te sientes reprimido para expresar tus emociones y deseos libremente? ¿Te sientes sexualmente frígido… o todo lo contrario: luchas con la libido baja? ¿Se siente emocionalmente reactivo y se rodea de dramatismo? ¿Tiene comportamientos compulsivos?
Todos estos síntomas apuntan a un chakra sacro desequilibrado (svadhisthana chakra). Cuando está desequilibrado, una persona puede experimentar inestabilidad emocional, disfunción sexual o adicciones. Realizar la curación sacral mediante rituales, posturas y meditación restablece la expresión creativa, la estabilidad emocional y el placer sensual.
Las filosofías hindú y budista dicen que lo físico y lo espiritual se unen en los chakras. Cada persona tiene siete chakras, ruedas giratorias de energía que se alinean a lo largo de la columna vertebral. El chakra sacro, o chakra Svadhisthana en sánscrito, representa el segundo chakra situado en la parte inferior del abdomen, debajo del coxis.
En sánscrito, Svadhisthana significa “la morada del yo”, y algunos también dicen que tiene otro significado de “sentir placer”. El chakra sacro se relaciona con la energía emocional y sexual del cuerpo y con nuestra capacidad para fluir con el cambio.

Ver más

Sarah Regan es una escritora de espiritualidad y relaciones, y una instructora de yoga registrada. Se licenció en radiodifusión y comunicación de masas en SUNY Oswego, y vive en Buffalo, Nueva York.
Cada uno de los siete chakras está asociado a un color diferente. El chakra sacro es de color naranja, por lo que es una buena idea utilizar este tono al realizar cualquier trabajo con el chakra sacro. Los cristales de ojo de tigre o de cornalina, por ejemplo, son piedras anaranjadas maravillosas que pueden incorporarse a los rituales de los chakras que siguen.
Hablando de naranja, se cree que ciertos alimentos nutren ciertos chakras. Y lo has adivinado: los alimentos de color naranja son los más indicados para el sacro. “Elegir alimentos que estén alineados con el sacro es una forma fácil de ayudar a tu cuerpo físico y a tu cuerpo energético a equilibrar el segundo chakra”, señala Poon:
Si un chakra se siente bloqueado, suele significar que la energía estancada está atrapada allí. Así que si sientes un bloqueo en el sacro, intenta moverte haciendo hincapié en las caderas y los abdominales inferiores. Poon dice que los estiramientos para abrir las caderas, la danza fluida y la siguiente postura de la mariposa (baddha konasana) pueden ayudarte a hacerlo: