Masaje para bebes

Masaje para bebes

Masaje para dormir al bebé

Empezar a dar masajes al bebéLos masajes pueden ser relajantes para los bebés. Asegúrate de que la habitación está caliente, tu bebé está tranquilo, bien descansado y alerta, y tú estás relajada. Prueba a darle un masaje después de la siesta, cuando le cambien el pañal o en la cuna, o después del baño. Puedes hacer un masaje de 10 a 30 minutos. Aplica unas gotas de aceite de masaje para bebés o crema de sorboleno en tus manos calientes y masajea las plantas de los pies del bebé. Utiliza movimientos firmes, suaves y lentos desde el talón hasta los pies. Mantén siempre una mano sobre el bebé. Si ves signos de reacción alérgica al aceite, límpialo y acude a tu médico de cabecera. Masajea desde el tobillo hasta el muslo y la cadera. Masajea las dos piernas a la vez o de una en una. Evita la zona genital. Sujeta la pierna del bebé por debajo de la rodilla y presiónala suavemente hacia la barriga para ayudar a liberar el aire.
Masaje de la parte superior del cuerpo del bebéComienza el masaje de la parte superior del cuerpo con las manos sobre los hombros del bebé. Masajea los brazos del bebé acariciando desde los hombros hasta las muñecas. Procura no manchar las manos del bebé con aceite. Si la barriga del bebé está blanda, masajéala con movimientos circulares en el sentido de las agujas del reloj. Si se inquieta, pasa al siguiente paso. Evita la zona del ombligo si el cordón umbilical del bebé no se ha curado. No presiones la zona entre los pezones y la barriga del bebé.

Manos cariñosas: el tradicional…

Masajear a tu bebé demasiado pronto después de la toma puede provocarle vómitos, así que espera al menos 45 minutos después de la toma. Presta también mucha atención al estado de ánimo de tu bebé. Si tiene la mirada fija y parece tranquilo y contento, puede que le guste el masaje. Si el bebé aparta la cabeza de ti o se pone rígido en tus brazos, puede que no sea el mejor momento para un masaje.
Depende de ti. Algunos padres prefieren utilizar aceite durante el masaje infantil para evitar la fricción entre sus manos y la piel del bebé, mientras que otros lo encuentran demasiado sucio. Si decides utilizar aceite, elige uno inodoro y comestible, por si acaso el bebé se mete un poco en la boca. Si tu bebé tiene la piel sensible o es alérgico, prueba primero el aceite aplicando una pequeña cantidad en una zona de su piel y observando si reacciona.
Si tu bebé tiene algún problema de salud subyacente, habla con su médico antes de probar el masaje infantil. El médico puede ayudarte a determinar si el masaje es apropiado. También puedes preguntar al médico de tu bebé si puede recomendarte un especialista en masaje infantil u otro experto cualificado que pueda enseñarte técnicas para atender las necesidades específicas de tu bebé.

Masaje para bebés

Antes de que los bebés sean capaces de entender el lenguaje, solemos comunicarnos y consolarlos a través del tacto. Si un bebé llora, por ejemplo, los padres lo cogen, lo abrazan o lo acarician. El masaje para bebés forma parte de este impulso natural.
El masaje para bebés se introdujo hace unos 30 años en las salas de neonatos para ayudar al desarrollo de los bebés prematuros en las unidades de cuidados intensivos. Un estudio realizado en 2004 descubrió que los bebés de las unidades de cuidados intensivos que recibían masajes pasaban menos tiempo en el hospital, obtenían puntuaciones ligeramente mejores en las pruebas de desarrollo y presentaban menos complicaciones postnatales.
En la actualidad, existe la creencia generalizada de que el masaje para bebés puede aumentar la conciencia de la madre sobre las necesidades de su bebé y apoyar su vínculo temprano, así como mejorar su sensación de bienestar si sufre depresión posparto u otros problemas de salud mental. Las pruebas no son concluyentes en este sentido, pero los padres afirman que el masaje para bebés es una forma encantadora de establecer un vínculo con su hijo.
No existen directrices sobre la edad mínima para empezar a dar masajes a los bebés. Aunque las caricias pueden darse desde el nacimiento, algunos bebés pueden encontrar el masaje formal y estructurado demasiado estimulante en las primeras semanas.

Masaje para bebés recién nacidos

Masajear a tu bebé demasiado pronto después de una toma puede provocarle vómitos, así que espera al menos 45 minutos después de la toma. Presta también mucha atención al estado de ánimo de tu bebé. Si tiene la mirada fija y parece tranquilo y contento, puede que le guste el masaje. Si el bebé aparta la cabeza de ti o se pone rígido en tus brazos, puede que no sea el mejor momento para un masaje.
Depende de ti. Algunos padres prefieren utilizar aceite durante el masaje infantil para evitar la fricción entre sus manos y la piel del bebé, mientras que otros lo encuentran demasiado sucio. Si decides utilizar aceite, elige uno inodoro y comestible, por si acaso el bebé se mete un poco en la boca. Si tu bebé tiene la piel sensible o es alérgico, prueba primero el aceite aplicando una pequeña cantidad en una zona de su piel y observando si reacciona.
Si tu bebé tiene algún problema de salud subyacente, habla con su médico antes de probar el masaje infantil. El médico puede ayudarte a determinar si el masaje es apropiado. También puedes preguntar al médico de tu bebé si puede recomendarte un especialista en masaje infantil u otro experto cualificado que pueda enseñarte técnicas para atender las necesidades específicas de tu bebé.