Mandalas tibetanos significado

Mandalas tibetanos significado

Tipos de mandalas y su significado

Un mandala (sánscrito: मण्डल, romanizado: maṇḍala, lit. ‘círculo’, [ˈmɐɳɖɐlɐ]) es una configuración geométrica de símbolos. En varias tradiciones espirituales, los mandalas pueden emplearse para centrar la atención de los practicantes y adeptos, como herramienta de guía espiritual, para establecer un espacio sagrado y como ayuda para la meditación y la inducción al trance. En las religiones orientales del hinduismo, el budismo, el jainismo y el sintoísmo se utiliza como un mapa que representa a las deidades o, especialmente en el caso del sintoísmo, a los paraísos, los kami o los santuarios reales[1][2] Un mandala suele representar el viaje espiritual, partiendo del exterior hacia el núcleo interno, a través de capas.
En el hinduismo, un mandala básico, también llamado yantra, tiene la forma de un cuadrado con cuatro puertas que contienen un círculo con un punto central. Cada puerta tiene la forma general de una T.[3] Los mandalas suelen tener un equilibrio radial[4].
Un yantra es similar a un mandala, pero normalmente más pequeño y con una paleta de colores más limitada. Puede ser una composición geométrica bidimensional o tridimensional utilizada en sadhanas, pujas o rituales de meditación, y puede incorporar un mantra en su diseño. Se considera que representa la morada de la deidad. Cada yantra es único y llama a la deidad a la presencia del practicante a través de los elaborados diseños geométricos simbólicos. Según un experto, “los yantras funcionan como símbolos reveladores de las verdades cósmicas y como cartas de instrucción del aspecto espiritual de la experiencia humana”[5].

Mandala budista

Nadie sabe con certeza cuándo se crearon los mandalas, pero tanto las culturas antiguas como las modernas los utilizan como objetos de meditación. Dondequiera que aparezcan en el mundo, los mandalas tienen una forma similar: un círculo que contiene un diseño geométrico simbólico. Para los aztecas, un mandala también servía de calendario con símbolos que representaban a los dioses. Otro representaba el clima. Los mandalas celtas solían representar a la Santísima Trinidad. En la tradición hindú, las deidades suelen mantener el centro del mandala (círculo en sánscrito) hasta que se destruye al final de un ritual. El zodiaco astrológico que aún se utiliza hoy en día es un mandala. Para los budistas, los diseños de los mandalas solían ser -y siguen siendo- representaciones sagradas del universo y de sus numerosas deidades.
En Nepal, Tíbet, Bután, Ladakh y otros países budistas del Himalaya, los mandalas pueden ser bidimensionales o tridimensionales e incluso adoptar la forma de una danza religiosa. Algunos mandalas son pinturas o pergaminos y otros están hechos de arena. Los pergaminos pueden llevarse cuando se viaja, por lo que los dioses nunca se quedan en casa.

Mandalas tibetanos significado del momento

El Tíbet es conocido por sus coloridas obras de arte con deidades budistas, figuras de Buda y aspectos de la filosofía budista. Cualquiera que esté mínimamente familiarizado con la cultura tibetana conocerá un tipo concreto de obra de arte: el mandala de arena. Un mandala es básicamente un símbolo espiritual que representa el universo y el cosmos. Suele ser un patrón geométrico que representa el universo de forma metafórica.
Los mandalas son muy comunes en la cultura tibetana, donde representan varias filosofías del budismo tibetano, como la estructura del universo, la sabiduría y la impermanencia, la naturaleza de la iluminación, etc. Los mandalas tibetanos se hacen siempre con arena de colores, de ahí el nombre de mandala de arena. Para un viajero que visita el Tíbet por primera vez, comprender el significado y la filosofía de los mandalas de arena hará que la experiencia de ver uno en la realidad sea profunda.
Los mandalas de arena o Dul-Tson-Kyil-Khor (mandala de polvos de colores), como se conocen en tibetano, son una antigua forma de arte del budismo tibetano. El budismo tibetano tiene muchas formas de arte coloridas como la pintura de Thangkas, las esculturas de mantequilla y los mandalas de arena. Como todas las demás formas de arte del Tíbet, el mandala de arena está asociado a la cultura y la filosofía budistas.

10 tipos de mandalas

En diversas tradiciones espirituales, los mandalas pueden emplearse para centrar la atención de aspirantes y adeptos, como herramienta de enseñanza espiritual, para establecer un espacio sagrado y como ayuda para la meditación y la inducción al trance. En la rama tibetana del budismo Vajrayana, los mandalas se han convertido en pinturas de arena. También son una parte fundamental de las prácticas de meditación del Tantra Anuttarayoga.
En el uso común, mandala se ha convertido en un término genérico para cualquier plan, gráfico o patrón geométrico que representa el cosmos metafísica o simbólicamente, un microcosmos del universo desde una perspectiva iluminada, es decir, la de la deidad principal.
Un yantra es una composición geométrica bidimensional o tridimensional utilizada en las sadhanas o rituales de meditación. Se cree que es la morada de la deidad. Cada yantra es único y llama a la deidad a la presencia del practicante a través de los elaborados diseños geométricos simbólicos. Según un experto, “los yantras funcionan como símbolos reveladores de las verdades cósmicas y como cartas de instrucción del aspecto espiritual de la experiencia humana”.