Inicio del yoga

Inicio del yoga

Saludo al sol

El yoga (/ˈjoʊ.ɡə/ (escuchar);[1] sánscrito: योग, lit.  ’yugo’ o ‘unión’ pronunciado [joːɡɐ]) es un grupo de prácticas o disciplinas físicas, mentales y espirituales que se originaron en la antigua India, destinadas a controlar (‘yugo’) y aquietar la mente, y a reconocer la ‘conciencia-testigo’ desapegada como no tocada por las actividades de la mente (Citta) y el sufrimiento mundano (Duḥkha). Existe una amplia variedad de escuelas de yoga, prácticas y objetivos[2] en el hinduismo, el budismo y el jainismo,[3][4][5] y en todo el mundo se practican formas tradicionales y métodos modernos de yoga[6].
A grandes rasgos, existen dos tipos de teorías sobre los orígenes del yoga. El modelo lineal sostiene que el yoga tiene orígenes arios, tal y como se refleja en el corpus textual védico, y que influyó en el budismo; según Crangle, este modelo es apoyado principalmente por los eruditos hindúes. El modelo de síntesis sostiene que el yoga es una síntesis de prácticas indígenas no arias con elementos arios; este modelo es el preferido por los estudiosos occidentales[7].
El término “yoga” en el mundo occidental suele designar una forma moderna de hatha yoga y una técnica de acondicionamiento físico, alivio del estrés y relajación basada en posturas,[21] que consiste principalmente en las asanas,[22] en contraste con el yoga tradicional, que se centra en la meditación y la liberación de los apegos mundanos[21][23] Fue introducido por gurús de la India, tras el éxito de la adaptación del yoga sin asanas de Vivekananda a finales del siglo XIX y principios del XX,[24] que introdujeron los Yoga Sutras en Occidente. Los Yoga Sutras cobraron importancia en el siglo XX tras el éxito del hatha yoga[25].

Ver más

El yoga es principalmente una disciplina espiritual que se concentra en la ciencia sutil que se centra en lograr la armonía entre la mente y el cuerpo del individuo. La palabra Yoga apareció por primera vez en los textos sagrados más antiguos, el Rig Veda, y se deriva de la raíz sánscrita “Yuj”, que significa unir o juntar. Según las escrituras yóguicas, la práctica del Yoga lleva al individuo a la unión de la conciencia con la de la Conciencia universal. Finalmente, conduce a una gran armonía entre la mente y el cuerpo humano, el hombre y la naturaleza.
La práctica del Yoga se inició durante la civilización Indus-Sarasvati en el norte de la India hace más de 5.000 años. Se mencionó por primera vez en el Rig Veda, una colección de textos que consistía en rituales, mantras y cantos que eran utilizados principalmente por los brahmanes, los sacerdotes védicos. El yoga fue desarrollado lentamente por los brahmanes, que finalmente documentaron sus prácticas y creencias en los Upanishads, que contienen más de 200 escrituras.
Yoga en los Vedas significa un yugo. En algunos de los primeros escritos, el Yoga se utilizaba principalmente para describir a un guerrero que moría y trascendía a los cielos mientras iba en la parte trasera de su carro hacia los dioses y los poderes superiores del ser.

La historia del yoga

El yoga (/ˈjoʊ.ɡə/ (escuchar);[1] sánscrito: योग, lit.  ’yugo’ o ‘unión’ pronunciado [joːɡɐ]) es un grupo de prácticas o disciplinas físicas, mentales y espirituales que se originaron en la antigua India, destinadas a controlar (‘yugo’) y aquietar la mente, y a reconocer la ‘conciencia-testigo’ desapegada como no tocada por las actividades de la mente (Citta) y el sufrimiento mundano (Duḥkha). Existe una amplia variedad de escuelas de yoga, prácticas y objetivos[2] en el hinduismo, el budismo y el jainismo,[3][4][5] y en todo el mundo se practican formas tradicionales y métodos modernos de yoga[6].
A grandes rasgos, existen dos tipos de teorías sobre los orígenes del yoga. El modelo lineal sostiene que el yoga tiene orígenes arios, tal y como se refleja en el corpus textual védico, y que influyó en el budismo; según Crangle, este modelo es apoyado principalmente por los eruditos hindúes. El modelo de síntesis sostiene que el yoga es una síntesis de prácticas indígenas no arias con elementos arios; este modelo es el preferido por los estudiosos occidentales[7].
El término “yoga” en el mundo occidental suele designar una forma moderna de hatha yoga y una técnica de acondicionamiento físico, alivio del estrés y relajación basada en posturas,[21] que consiste principalmente en las asanas,[22] en contraste con el yoga tradicional, que se centra en la meditación y la liberación de los apegos mundanos[21][23] Fue introducido por gurús de la India, tras el éxito de la adaptación del yoga sin asanas de Vivekananda a finales del siglo XIX y principios del XX,[24] que introdujeron los Yoga Sutras en Occidente. Los Yoga Sutras cobraron importancia en el siglo XX tras el éxito del hatha yoga[25].

Hatha yoga

Trata de concentrarte en el núcleo de lo que estás haciendo, no en lo superfluo. Aunque puede que estés aquí para intentar encontrar la mejor manera de empezar a hacer yoga físicamente, estoy aquí para decirte que lo más importante es empezar con ello mentalmente.
Así que no te preocupes por perder peso o doblar la espalda (eso vendrá pronto). En su lugar, entiende que el yoga es un proceso y un estilo de vida. La práctica física es sólo uno de los ocho miembros del yoga.
Tanto si exhalas con fuerza por la boca en una clase de Kundalini yoga como si llenas el pecho de oxígeno fresco en una postura de yoga relajante, la conexión entre la conciencia y la respiración es uno de los aspectos más beneficiosos del yoga para los principiantes.
Así que incluso si no puedes hacer algunas de las posturas más complejas, hacer el esfuerzo de notar la respiración y guiarla cuidadosamente tendrá efectos igualmente profundos en tu práctica. Mucho más profundos que ser capaz de lanzar el pie detrás de la cabeza.
De hecho, puedes empezar tu práctica en casa con vídeos de yoga gratuitos. (He creado toneladas de vídeos gratuitos de yoga para principiantes en mi canal de YouTube, pero hay miles más por ahí si quieres algo de variedad).