Ganar flexibilidad

Ganar flexibilidad

Cómo conseguir flexibilidad

¿No puedes agacharte y tocarte los dedos de los pies? Puede que pienses que la flexibilidad es algo con lo que se nace: o la tienes o no la tienes. Aunque tu nivel de flexibilidad está relacionado con la genética (no todos podemos ser contorsionistas), te sorprenderá saber que puedes desarrollar la flexibilidad del mismo modo que puedes desarrollar la fuerza, la resistencia o la velocidad.    Al igual que cualquier otra cosa, el desarrollo de la flexibilidad requiere práctica. Requiere tanta constancia como desarrollar los músculos o ponerse en forma para una maratón. Puede que no sea fácil, pero es definitivamente factible, y puedes empezar con estas sencillas maneras de ser más flexible.    Más información: Los mejores ejercicios abdominales para fortalecer el tronco

Realizar estiramientos estáticos puede ser el método más sencillo para mejorar la flexibilidad. Los estiramientos estáticos incluyen todos los ejercicios de flexibilidad que implican mantener un músculo en una posición estirada durante un tiempo considerable, normalmente unos 30 segundos. Esto le permite aislar y estirar profundamente un músculo. Empezar y terminar el día con estiramientos estáticos -sólo de 5 a 10 minutos- puede suponer una gran diferencia en la flexibilidad de los músculos en el día a día.    Algunos de los estiramientos estáticos con los que quizá ya esté familiarizado son:    Algunos estiramientos estáticos avanzados son:

Estiramiento y flexibilidad

Escanee activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.

La flexibilidad es la amplitud de movimiento de una articulación o grupo de articulaciones, o la capacidad de mover las articulaciones con eficacia a través de una gama completa de movimientos. El entrenamiento de la flexibilidad incluye ejercicios de estiramiento para alargar los músculos y puede incluir actividades como el yoga o el tai chi. Mejorar la flexibilidad puede ayudarle a moverse con más comodidad a lo largo del día.

El entrenamiento de la flexibilidad consiste en estirar, alargar y aflojar los músculos y los tejidos conectivos para mejorar la flexibilidad.  Probablemente sepa lo que significa cuando alguien dice que es flexible. Suele significar que puede alcanzar y tocarse los dedos de los pies o agacharse profundamente en una sentadilla. Pero la definición de flexibilidad es más complicada que simplemente ser capaz de hacer un solo estiramiento. La verdadera flexibilidad es la capacidad de moverse a través de una gama de movimientos sin dolor.

Cómo ser flexible si eres muy rígido

Este artículo fue escrito por Eric Christensen, DPT. Eric Christensen es un fisioterapeuta con sede en Chandler, Arizona. Con más de una década de experiencia, Eric trabaja tanto en el campo ortopédico como en el neurológico y se especializa en la prescripción y enyesado ortopédico personalizado, reprogramación vestibular y terapia manual. Él tiene una licenciatura en Ciencias del Ejercicio con un enfoque en la medicina deportiva de la Universidad Estatal de Colorado y un Doctor en Terapia Física de la Universidad de Regis. En la práctica, Eric adopta un enfoque de desarrollo para la rehabilitación utilizando la Evaluación del Movimiento Funcional Selectivo. Utiliza el patrón de movimiento funcional y la terapia manual para devolver a los pacientes a los niveles de función anteriores.

A medida que envejecemos, nuestras articulaciones y músculos se vuelven menos flexibles. Puede notar que su cuerpo se siente rígido por la mañana cuando se despierta de un sueño pesado, que ha desarrollado nuevos dolores en los hombros o la espalda, o que no puede alcanzar los brazos tan alto como solía hacerlo sin dolor. Afortunadamente, hay formas de recuperar la flexibilidad que la mayoría de nosotros disfrutamos de forma natural durante nuestra juventud. La flexibilidad mejora la circulación, la salud muscular y la resistencia[1].

Cómo mejorar la flexibilidad rápidamente

Mantener una amplitud de movimiento articular normal es fundamental para el bienestar general. Puede ayudar a aliviar el dolor asociado a los problemas musculoesqueléticos, ayudar a prevenir el agravamiento de una antigua lesión y aumentar la circulación de los músculos y los nervios. Polly de Mille, fisióloga del ejercicio en el Centro de Rehabilitación y Rendimiento Deportivo del Hospital for Special Surgery, comparte sus principales consejos para aumentar la flexibilidad.

1. Calienta antes de estirar. El estiramiento NO es un calentamiento. Estirar los músculos en frío puede aumentar el riesgo de lesiones, así que realice un ligero calentamiento cardiovascular antes de estirar. Los músculos calientes serán más flexibles y conseguirás un estiramiento más seguro y eficaz.

2. Realice estiramientos dinámicos en lugar de estáticos antes de la actividad. Los estiramientos dinámicos consisten en moverse gradualmente hasta los límites de su rango de movimiento. Un ejemplo sería realizar 15 balanceos de piernas aumentando gradualmente el rango y estirando los isquiotibiales a medida que se balancea la pierna. En los estiramientos dinámicos no hay que “aguantar el estiramiento”.

4. Realice una rutina de estiramientos equilibrada. Asegúrate de estirar tanto la parte delantera como la trasera de tu cuerpo. Preste especial atención a las zonas especialmente tensas. Los estiramientos que le resultan más difíciles suelen ser los que más necesita.