Flexibilidad activa

Flexibilidad activa

Programa de flexibilidad activa

La flexibilidad activa es la amplitud de movimiento a la que puede llegar una articulación sin la ayuda de una fuerza externa. La flexibilidad pasiva es la amplitud de movimiento a la que puede llegar una articulación cuando hay una fuerza externa que la ayuda a llegar allí.
Normalmente, la flexibilidad pasiva es mayor que la activa. Esto se debe a que puedes moverte dentro de tu rango de movimiento pasivo con la ayuda de una fuerza externa, como una banda, tus manos, la gravedad, la ayuda de otra persona, etc. Para moverse hasta el final de su rango de movimiento activo se requiere fuerza en la parte del cuerpo que está moviendo.
La flexibilidad activa también se conoce como movilidad. Trabajar la movilidad es un tipo de entrenamiento de fuerza en el que sólo te centras en hacerte fuerte en tus rangos finales de movimiento. Muchas personas prefieren la flexibilidad activa a la pasiva porque quieren ser capaces de controlar su rango de movimiento sin ayuda de una fuerza externa.
El libro electrónico incluye 17 ejercicios que aumentan la fuerza y la flexibilidad de las muñecas y los antebrazos, dos plantillas de programas de ejercicios y una hoja de ejercicios para las muñecas que se puede imprimir, además de consejos sobre cómo colocar las manos y distribuir el peso en las palmas para lograr una comodidad y un equilibrio óptimos.

Flexibilidad activa nasm

Los estiramientos activos eliminan la fuerza y sus efectos adversos de los procedimientos de estiramiento. Los estiramientos activos estimulan y preparan los músculos para su uso durante el ejercicio. Los estiramientos activos no sólo estiran los músculos y los tejidos, sino que preparan los músculos para la acción activándolos y calentándolos[1].
Antes de describir los principios en los que se basan los estiramientos activos, hay que aclarar los términos agonista y antagonista. El agonista se refiere al músculo o los músculos que se contraen activamente, mientras que los músculos opuestos se denominan antagonistas.
La fuerza aplicada a un músculo estimula los husos musculares que activan los reflejos de protección que dan lugar a la contracción de ese músculo. (Como la respuesta espasmódica de los procedimientos de pruebas neurológicas).

Divisiones de flexibilidad activa

Hemos echado un breve vistazo al concepto de flexibilidad activa en esta entrada del blog y, en este artículo de seguimiento, profundizaremos en la teoría que hay detrás del entrenamiento de la flexibilidad activa. Profundiza en tus conocimientos y aprende a aplicar la flexibilidad activa en tu entrenamiento hoy mismo.
El entrenamiento de flexibilidad activa se diferencia de su contraparte, la flexibilidad pasiva, en que implica que usted tire “activamente” de sus músculos para estirarlos. Esto implica un componente de fuerza para expresar un mayor control a través de un rango completo de movimiento.
Digamos que quieres aumentar la flexibilidad de los isquiotibiales (en la parte posterior de la pierna). Esto significaría que tus cuádriceps (el músculo opuesto) tendrían que tirar “activamente” hacia tu pliegue más profundo hacia adelante. En gimnasia, esta posición de pica se conoce como compresión. Y como muchos movimientos gimnásticos, requiere un núcleo fuerte para realizar el estiramiento a través de un rango de movimiento activo.
Uno de los mejores ejercicios gimnásticos para desarrollar tu flexibilidad activa es el V-up de nuestro curso Foundation One. Esta pequeña joya esculpirá su núcleo como ningún otro ejercicio, al tiempo que estira activamente sus isquiotibiales y su espalda baja. Una combinación muy eficaz.

La flexibilidad activa es hacer

El estiramiento activo incorpora la movilidad y el movimiento activo. Este tipo de flexibilidad se basa en gran medida en las fibras musculares de tu fuerza para lograr el estiramiento, sin ayuda de fuerzas externas como tu mano o una banda. La flexibilidad activa desempeña un papel importante a la hora de realizar diferentes movimientos en el bastón.
Con el estiramiento activo, estás moviendo e involucrando activamente un grupo muscular para estirar otro. Esto requiere mucha más energía que el estiramiento pasivo. Sin embargo, hay menos posibilidades de estirar en exceso, por lo que este es el mejor tipo de estiramiento para el calentamiento de tu sesión de barra o de otro entrenamiento. Estos estiramientos calentarán tu cuerpo dentro de su rango de movimiento actual, en lugar de tratar de forzarlo más allá de un nivel de comodidad.
CONSEJO: Nunca te fuerces más allá de tu rango de movimiento en un estiramiento activo, ya que puedes estirar demasiado o desgarrar el músculo si no tienes cuidado. Sí, el músculo puede recuperarse con el tiempo y una cuidadosa recuperación, pero es probable que siga afectando a tu rendimiento, así que sé siempre consciente de los límites de tu propio cuerpo.