Ejercicio del gato

Ejercicio del gato

Ejercicio para gatos viejos

Puede que decidas mantener a tu gato dentro de casa por diferentes razones, ya sea para mantenerlo a salvo de los peligros del exterior, para proteger la fauna autóctona o para evitar que transmita enfermedades infecciosas como el VIF. Es muy importante que los gatos de interior hagan mucho ejercicio para mantenerse sanos y felices, ya que no se desahogan corriendo al aire libre.

Aunque su gato deba permanecer en el interior, puede seguir disfrutando del exterior en un entorno seguro. La construcción de un “catio” (patio para gatos) puede ser una solución para que su mascota tenga acceso al exterior sin dejar de estar en casa. Un “catio” es un recinto seguro y vallado, normalmente adosado a la casa del propietario, del que su gato puede salir y entrar libremente. Si eso no es posible, también puede ser una zona separada a la que usted saque regularmente a su gato. Esto permite a su gato disfrutar del exterior y, al mismo tiempo, mantenerlo seguro y cerca de su casa.

Otra opción podría ser adiestrarlo para que camine con un arnés, de modo que pueda disfrutar del exterior sin ningún peligro. Pasear a un gato es bastante diferente a pasear a un perro, así que no espere poder llevarlo a correr o guiarlo; se trata más bien de seguir a su gato con una correa muy suelta mientras explora y guiarlo o alejarlo de posibles peligros, con la correa como respaldo en caso de emergencia.

Rueda de ejercicios para gatos

Es muy fácil que los gatos de interior tengan sobrepeso. No tienen tantas oportunidades de hacer ejercicio como sus congéneres de exterior, por lo que es importante que usted les brinde esa oportunidad. Los gatos son activos por naturaleza; si se les da la oportunidad, jugarán y se moverán.

Basta con unos pocos minutos al día para que su gato realice una cantidad saludable de actividad. Los gatos son nocturnos por naturaleza, por lo que si usted es un madrugador o un búho nocturno, puede tener más suerte haciendo que realicen actividades antes de que salga el sol y después de que se ponga. Antes de acostarse es un momento especialmente bueno para realizar alguna actividad, sobre todo si tiene un gatito al que le gusta correr y hacer ruido en mitad de la noche.

Cuando piense en el tipo de actividades que puede realizar con su gato, recuerde que también son cazadores naturales. Cualquier juego o actividad que incluya el acecho de su “presa” probablemente despertará su interés.

Todos hemos visto ya los vídeos de gatos (junto con otros animales) persiguiendo el punto de un puntero láser. Esto es muy divertido para los humanos, pero también puede ser una gran manera de hacer que su gato haga algo de ejercicio.

Un gato interactivo muy cómico…

¿Ha visto alguna vez a su gato hacer ejercicio? Tal vez el régimen de ejercicio de su gatito consista en una carrera loca por la casa: una bala peluda que corre de una habitación a otra. O tal vez esté saltando sobre superficies horizontales (e incluso verticales), destrozando las alfombras y los muebles, o atacando tus pies en mitad de la noche.

El ejercicio es tan importante para su gato como para usted. Los gatos jóvenes, así como los gatos adultos sanos, necesitan períodos de ejercicio. Incluso nuestras mascotas mayores necesitan ejercicio regular para mantener su salud y bienestar.

Todos sabemos que el ejercicio nos afecta tanto física como mentalmente. Lo mismo ocurre con su gato. Su gatito puede deprimirse si no está suficientemente estimulado. Puede no dejarle dormir por la noche si no hace suficiente ejercicio durante el día. Los gatos son magníficos atletas, pero generalmente les gusta hacer ejercicio sólo durante períodos breves. Una vigorosa sesión de juego antes de acostarse puede ayudarles a dormir.

El primer paso para hacer ejercicio con su amigo felino es comprender cómo juegan los gatos. Los gatos, como todos los mamíferos, juegan de pequeños y siguen haciéndolo incluso después de haber crecido. El juego es una actividad de aprendizaje compleja que ayuda a los gatitos a desarrollar relaciones sociales y a perfeccionar sus habilidades físicas y mentales. Pero también es divertido, y por eso los gatos adultos siguen haciéndolo. El juego de un gato adopta tres formas, aunque a menudo es difícil separarlas.

Ejercicio para la espalda del gato

Cuando los gatos reciben pocos estímulos, suelen aburrirse. Este aburrimiento se manifiesta en forma de falta de ejercicio, lo que a su vez puede provocar problemas de comportamiento y aumento de peso. De media, un gato con sobrepeso vive dos años menos que uno sano. Por eso el ejercicio debe ser una rutina diaria para todos los gatos. Como son depredadores, los gatos duermen mucho por naturaleza, con breves ráfagas de energía entre medias, y ahí es donde entra usted…

El juego no sólo ayuda a los gatos a mantenerse físicamente en forma, sino que también desarrolla otras capacidades. Por ejemplo, los gatitos aprenden importantes habilidades de caza y resolución de problemas a través del juego, mientras que los gatos adultos ponen a prueba su capacidad depredadora. El juego también enseña a los gatos a inhibir la mordida y les ayuda a desarrollar su coordinación. Así que hay muchos beneficios, pero ¿cómo mantener a su gato en movimiento? Estos consejos sirven para hacer que la rutina de ejercicios de su gato sea muy divertida, al tiempo que se refuerza el vínculo entre ambos.

Mientras que un perro está siempre dispuesto a jugar con su dueño, un gato es menos propenso a responder a las peticiones de juego. Si no puede atraerlo al juego, ¿cómo puede conseguir que su gato haga el ejercicio que necesita? ¡El doble de problemas! A los gatos que se llevan bien no les gusta más que perseguirse y jugar entre ellos, lo que supone un gran quemador de calorías. ¡Misión cumplida!